Con algunas variaciones que dependen de la edad, la ocupación, las condiciones de salud y económicas, idealmente una jornada diaria tendría que ser dividida equilibradamente en tiempo para trabajar o estudiar, tiempo para descansar y tiempo libre. Todas ellas igual de importantes y necesarias para conservar nuestra salud física y emocional.

El trabajo y el estudio son actividades que indiscutiblemente nos mantienen interesados en el medio, productivos, aprendiendo todos los días, y por supuesto representan una forma honesta y apropiada de obtener satisfactores económicos.

El tiempo de descanso, en el que dormimos y permitimos que nuestro organismo se recupere y se lleven a cabo todas las funciones de reparación celular, reposo y renovación de nuestro cuerpo, es indudablemente algo de lo que no podemos prescindir.

Por otra parte, el tiempo libre es aquel que nos dedicamos a nosotros mismos, en el que no producimos para otros, sino para nuestro esparcimiento y nuestras actividades que nos producen placer. Puede ser llamado también tiempo de “ocio”, el cual se compone de actividades a las que el individuo se entrega total y voluntariamente a descansar, divertirse, desarrollar su información o su formación desinteresadamente, tras haberse liberado de sus obligaciones profesionales, familiares o sociales.

Existen muchas personas que literalmente entran en pánico y no logran disfrutar sus fines de semana, sus descansos “obligatorios” o sus vacaciones. Se sienten perdidos sin tener un orden de actividades u obligaciones que cumplir. Algunas de ellas llegan a sentirse muy tristes, aburridas, solas, etc., porque su vida ha estado girando habitualmente sobre el mismo eje: el trabajo, la escuela o las obligaciones. Esto puede ser más llevadero si logran tener un mejor MANEJO DEL TIEMPO LIBRE.

El MANEJO DEL TIEMPO LIBRE NOS PROPORCIONA:

  • Autonomía
  • Satisfacción personal y placer
  • Adaptación al medio
  • Autodesarrollo
  • Mejores interrelaciones con los demás
  • Organización del tiempo
  • Libertad de elección
  • Desarrollo de la creatividad

Las actividades que podemos realizar en nuestro tiempo libre las podemos dividir en cuatro grandes áreas:

  1. ACTIVIDADES CORPORALES

Las cuales nos ayudan a mantenernos en buena forma, cuidar nuestra salud y aumentar nuestra autoestima. Como ejemplos principales encontramos los ejercicios al aire libre, los deportes, los ejercicios de relajación, etc.

  1. ACTIVIDADES PRÁCTICAS

Entre ellas las manualidades, que pueden ser llevadas a cabo de forma individual o en grupo y nos ayudan a desarrollar la creatividad y nuevas habilidades, al tiempo que nos relajan y producen satisfacción y alegría.

La jardinería es otra buena opción, ya que nos ayuda a adquirir nuevos aprendizajes y a adquirir responsabilidades, ya que estamos tratando con seres vivos y la naturaleza.

  1. ACTIVIDADES CULTURALES

Una de las mejores opciones en esta área es la música, ya sea que la podamos aprender, practicar, ejecutar o simplemente escuchar, relaja, divierte, libera endorfinas y nos permite incluso socializar.

Otra muy buena opción es la lectura, que puede ser practicada individualmente o en grupo también, en algún taller de lectura o escritura. Nos ayuda a mejorar nuestra memoria y atención, nos brinda conocimientos y desarrolla nuestra imaginación.

El cine, el teatro y la televisión, sabiendo cómo elegir nuestro material, no sólo nos relaja y entretiene, sino que nos brinda la posibilidad de alimentar sanamente nuestro espíritu.

  1. ACTIVIDADES SOCIALES Y COLECTIVAS.

Entre las mejores alternativas se sitúan los juegos, al aire libre o bajo techo, los juegos de mesa, los que se pueden llevar a cabo solos o acompañados, en parejas o en grupos. Las opciones de juegos saludables nos mejoran nuestras destrezas y agilizan nuestra mente.

Tener y atender una mascota representa una opción muy completa: nuestras mascotas nos acompañan, nos demuestran afecto y lo reciben gustosas, requieren de nuestro tiempo y nuestra paciencia; nos ayudan a adquirir el sentido de responsabilidad y a mantenerlo. Nos proporcionan alegría y diversión, además de que nos posibilitan la socialización con otras personas quienes tienen mascotas también.

Todas las actividades mencionadas, mas muchas otras que a cada quien le puedan proporcionar placer y una forma sana de esparcimiento, tienen la ventaja de promover la liberación de endorfinas, que son las hormonas de la felicidad y neutralizan las generadas con el estrés cotidiano y las situaciones conflictivas.

“EL ADECUADO APROVECHAMIENTO DEL TIEMPO LIBRE NOS FACILITA LA VIDA COTIDIANA Y GENERA SATISFACCIÓN”